Cuidado Pies en Otono

Nuestros pies nos llevan al Otoño

El verano ha terminado y con la llegada del otoño el cuidado de los pies se vuelve necesario, los cambios de temperatura, la humedad, el cambio de rutina y de calzado, hacen que debamos detenernos a prestarles un poco de atención para disfrutar de una buena salud.

En primer lugar, el cambio de rutina hace que nuestros pies se resientan, pasamos del frescor diario que aportamos en las playas y las piscinas a las jornadas completas de trabajo de pie o sentados, en ocasiones estresados por pretender devolver la rutina a nuestras vidas.

Las temperaturas comienzan a descender, sin embargo, no lo hacen tan rápido como quisiéramos, el pie ha estado dilatado todo el verano y ahora continua hinchado; se recomienda encontrar el momento perfecto para pasar del zapato abierto al cerrado, en ocasiones podremos usar calcetines que evitarán las rozaduras y la aparición de posibles hongos provocados por el sudor.
Por último, diremos que es interesante visitar al podólogo si terminamos el verano y observamos que durezas, callos y/o talones agrietados pudieran detener nuestro bienestar al enfrentarse a estos cambios.

Nuestros grandes y sencillos consejos para dar la bienvenida al otoño son:

• Aplicar cremas hidratantes con un masaje después del baño.
• Mantener los pies en alto sobre todo al final del día.
• Preparar baños de agua para los pies.
• Elegir el calzado acorde a las temperaturas diarias.
• Usar calcetines si es necesario, siempre de hilo o algodón.
• Si tienes tus plantillas personalizadas, vuelve a usarlas.
• Volver a practicar deporte con el calzado adecuado.
• Realizar estudio biomecánica de la marcha y la pisada.
• Visitar al podólogo para realizar una revisión en los pies.

Cuidado Pies en Otono

Consejos del podologo

Consejos del podólogo para una perfecta salud de tus pies

A continuación se detallan una serie de consejos orientados para la perfecta salud de tus pies que, además de ser la base tu cuerpo, se encargan de coordinar sus movimientos.

  • Acudir a periódicas revisiones para controlar la evolución de la pisada y detectar posibles problemas. La primera revisión está aconsejada a los 3 años, pero en nuestra consulta valoramos reflejos primitivos desde el nacimiento y su seguimiento en el desarrollo.
  • Mantén una buena higiene, lava tus pies a diario y no olvides secarlos totalmente insistiendo en la zona entre los dedos evitando la formación de hongos y bacterias.
  • Corta las uñas después del baño de forma recta para evitar las uñas encarnadas.
  • Hidrata tus pies con cremas indicadas para tal uso por las noches, evitarás grietas y heridas provocadas por la sequedad. No cubras los pies con calcetines a continuación.
  • En verano aplica crema solar en los pies también y crema hidratante con urea
  • La elección de un buen calzado flexible es la mejor opción, el pie necesita descansar, transpirar, estar bien sujeto y por supuesto cómodo.
  • Los calcetines de algodón e hilo permitirán la sudoración adecuada evitando futuros problemas de hongos y heridas.
  • No abuses de los pintauñas, ya que no permiten transpirar y favorecen la aparición de hongos.
  • Evita andar descalzo en duchas y vestuarios.
  • Haz ejercicio y camina la menos una vez al día, fortalecerá tu musculatura favoreciendo además la circulación.

Consejos del podologo

Cómo elegir un buen calzado Infantil y Juvenil

Ya estamos de nuevo en el  comienzo del curso y nos preguntamos qué calzado elegir para nuestros hijos, esperamos que las siguientes recomendaciones les sean útiles.

El mejor momento para ir a comprar zapatos es al final del día, ya que los pies están hinchados y será mejor así elegir la talla. Lo ideal es dejar una distancia aproximada de medio centímetro hasta la punta del dedo más largo y lo más coherente es comprar el número del niño y no uno mayor, ya que le provocará ampollas, rozaduras e incluso podría altera su forma de andar.

Nuestros hijos pasan gran parte del día en el colegio, un buen calzado ayuda a prevenir problemas de espalda, caderas y de los propios pies, por tanto se recomienda siempre un material que deje transpirar correctamente y que permita a su vez una sujeción firme pero flexible que proteja el pie y el tobillo, con suela fina para poder percibir el suelo y transpirable que evite la aparición de hongos y bacterias.

En cuanto a cordones o velcro, para los menores de seis años se aconseja el velcro hasta que aprendan a hacer la lazada.

En el caso de los deportes y la educación física, es muy importante usar un calzado adecuado y de calidad, el pie necesita transpirar más y quizás algo mas de amortiguación si los movimientos son más bruscos

No nos olvidemos de las botas de aguas, la goma no transpira bien, aumentado el riesgo de sudoración y con ello la aparición de hongos y bacterias; así se aconseja usar estas únicamente para los desplazamientos.

Por último, decir que el abuso de la moda de las zapatillas con ruedines puede llegar a ser muy perjudiciales, producen una sobrecarga en el antepié del niño, provocando problemas de crecimiento, metatarsalgias o posible desarrollo de pies planos y tensiones musculares en la pierna que perjudicarán la futura espalda del niño que está en crecimiento

Se desaconseja heredar zapatos, ni siquiera entre hermanos, cada persona tiene una pisada, puede afectar al desarrollo del pie a y a su formar de andar.

Es importante recordar que el uso de un calzado inapropiado puede desembocar en tendinitis, bursitis, micosis, eccemas, uñeros y deformidades más importantes.

 

Juanetes del pie: Conoce sus causas y cómo tratarlos

El “juanete” o “Hallux Valgus”, si queremos usar una terminología médica, es el resultado de determinadas causas que acaban en el engrosamiento de la articulación del comúnmente llamado dedo gordo, y en ocasiones de los dedos pequeños conocidos como “juanete de sastre”. Ambos provocan un dolor continuo y a veces de gran intensidad.

Entre las causas más comunes encontramos que son la consecuencia de una forma inadecuada de caminar, el resultado de un pie valgo o cavo no tratado, el inicio de un reumatismo inflamatorio o el uso continuado de tacones o zapatos de puntas estrechas, y en cuanto a la genética se refiere, diremos que se hereda la forma del pie, lo que puede desencadenar en la misma forma de pisar y por lo tanto causar los mismos problemas que nuestros mayores.

Para el diagnóstico, bastará con la observación del podólogo, ya que la protuberancia e hinchazón alrededor de la articulación es visible, dejando en ocasiones la piel que lo recubre enrojecida y dolorida. El especialista podría requerir una radiografía que le ayudará a descartar una posible iniciación de artritis.

En cuanto al tratamiento, si los juanetes no son extremadamente dolorosos y no impiden usar el calzado con normalidad se desestima la cirugía, serán suficientes baños en agua templada con sal para reducir la inflamación, así como la utilización de apósitos o plantillas ortopédicas indicadas para el mismo fin. En los casos oportunos se recurrirá a la intervención quirúrgica dependiendo del grado, el especialista se decantará por la técnica más apropiada de entre las numerosas que existen a día de hoy. Cada caso es concreto y para caso hay una técnica indicada.

Después de lo dicho, es fácil adivinar que los juanetes se pueden prevenir realizando un estudio biomecánico de la marcha, usando el calzado adecuado y alternando los tacones y sus formas.

 

Podocorp, tu podólogo en Algeciras

Andar con tacones, que problemas puede causar y como evitarlo

Entre otras funciones el calzado constituye un elemento de protección del pie, dan sensación de confort a la par que dan estabilidad y amortiguación del pie. Sin embargo según el tipo y la calidad de los mismos puede convertirse en uno de los principales enemigos de la salud de nuestro. Molestias, dolor, hinchazones y hasta deformaciones en los huesos (juanetes, dedos martillo …)

El uso de tacones cada vez es más habitual en el día a día de las mujeres, andar con tacones muy altos hace que el cuerpo se incline hacia adelante, los dedos deben soportar mas peso y eso generará molestias.

Los especialistas advierten que usar tacones de manera habitual puede causar daños irreversibles.

Los podólogos aconsejan que en caso de usar tacones, estos sean los más bajos posibles, intentando que no excedan de los 4 o 5 cm y con la horma lo más ancha posible. Además se debe evitar el uso diario para evitar que acabe afectando a la salud de tu pie.

Según, Carlos San Martín, secretario de la Escuela de Podología de la Universidad Complutense de Madrid, «las molestias que sufren las mujeres en los pies sí guardan relación en muchas ocasiones con el tacón alto. Un buen tacón debe tener como máximo tres centímetros y ha de ser ancho, aunque el mejor de todos es el que posee esta altura, aunque con forma de cuña».

No es menos cierto que los podologos no consideran un riesgo el uso de tacones de manera puntual, el problema suele venir con el abuso y uso regular de los mismos.

Los efectos nocivos del uso de tacón alto pueden ser varios,y mucho más aún si se parte de una patología previa en la zona del antepié, una fractura previa de metatarsianos o problemas en los dedos como dedos en garra o en martillo, que hacen aumentar más la presión sobre esta zona.

¿Cómo puedes remediarlo? O al menos en parte …

Después de muchas horas usando tacones es muy aconsejable realizar ejercicios de relajación del pie que ayude a la relajación del pie para descomprimir la fascia plantar y aliviar la presión. Una de las maneras de hacerlo es realizar baños con agua caliente y con agua fría.

Otra forma que aconsejan algunos podólogos es hacer rotaciones en el pie con una pelota para reducir o descomprimir la fascia plantar y aliviar la presión continuada por el abuso del calzado.